Miercoles, 12 de Diciembre de 2018
01 de Mar | 01:32:00 - POLITICA
Dirigentes de “Cambiemos”, rumbo al matadero /

Acuerdo Nación-Provincia por la minería, causas por corrupción y votos en el Congreso

A veces nos enredamos en elucubraciones complejas cuando las decisiones políticas pasan por dos o tres cosas puntuales, más bien simples. Por caso, el presidente de la Nación, Mauricio Macri (Frente Cambiemos), llegó a un acuerdo básico (votos en el Congreso y plata de la minería) con la Gobernadora peronista Lucía Corpacci. El pacto Macri-Corpacci “dejó un muerto”: el intendente de la capital Raúl Jalil. Por otra parte, la dirigencia de Cambiemos local, rumbo al matadero. Veamos.

Lucía 2019, (o quien decida como sucesor la Gobernadora)

Con seguridad, lo que sucede en Catamarca, se replica en otras provincias “chicas” gobernadas por peronistas. No hay mucho que pueda interesarle a Macri de Catamarca. Los votos en el Congreso y la plata de la minería (inversiones y ganancias) que, precisamente, forman parte del “acuerdo” MM-LC que incluye, por supuesto, la caída de las denuncias por corrupción (Fabricaciones militares, Minas Capillitas, CAMYEN, Causa Musella, Secretaría de la Vivienda, etc., etc., etc.) que tenía en vilo a la Gobernadora, su marido Ángel Mercado (y compañía). Cómo será que, hasta Elisa Carrió se calló. ¿Raro? No tanto.



Con este panorama, Corpacci (o quien ella decida) podría ser la candidata de Mauricio en 2019 sin que necesariamente la Gobernadora catamarqueña dé el salto a Cambiemos, o que Mauricio diga abiertamente dónde apostará políticamente. Mauricio sabe que el poder real es invisible. El acuerdo le cierra tanto a Provincia como a Nación Ahora la pregunta es: ¿Para qué cambiar si al presidente Macri este esquema con el peronismo de Corpacci le re-sirve?

De hecho, y a las pruebas me remito, es lo que sucedió en las elecciones anteriores (PASO de Agosto y contienda de octubre). La Nación jugó con tal tibieza que le garantizó el triunfo al oficialismo provincial. Está todo calculado y, además, es lo que se “ve”.

Seamos prácticos como manda Durán Barba. Si hay cambios en Catamarca significa problemas a resolver, problemas a futuro, que ya el macrismo tiene definido en estas provincias denominadas chicas. El “manual” dice que a veces los propios son más problemáticos que los eventuales adversarios, o, dicho de otra forma, es más barato arreglar con los segundos que con los primeros. Dicho directamente, a Macri no le interesa cambiar Catamarca. Su concepto de país está reducido a las grandes capitales. Lo importante en Catamarca (votos y plata de la minería), el macrismo lo tiene resuelto con Lucía Corpacci. Cambiar por cambiar, por el solo hecho de decir que una provincia más se pinta de amarillo es no conocer la sicología PRO. Se nota mucho que la dirigencia local jamás leyó al Gurú del PRO, “El arte de ganar”.

Muerte en la calle 13

Este esquema dejó un muerto político en Catamarca: El intendente de la capital Raúl Jalil. El ex massista, ex kirchnerista, ex barrionuevista no se dio cuenta, o mejor expresado, nunca creyó posible que la ultra-cristinista Lucía Corpacci pueda acordar algo con Mauricio Macri. Caramba si tiene sorpresas la política. Al jefe comunal capitalino solo le interesa los negocios de la “corporación Jalil”. Obviamente, no quiere quedarse afuera por lo que, ya está en marcha el Plan B. Los huevos están puestos en otra canasta: su hermano Fernando Jalil y el diputado Jorge Moreno (Renovación Peronista) negocian con el PRO para conformar un frente peronista-macrista para 2019. Aquí, el que no corre, vuela. La otra posibilidad es que Raúl Jalil sea vice de Corpacci.

Candidatos, ruido y suicidio político

Por otra parte, entre los candidatos radicales que se anotaron como candidatos a gobernador figuran: el intendente de Belén Daniel “Telchi” Ríos (UCR-Celeste) y el diputado Rubén Manzi (del sector de Elisa Carrió). Trascendió que Lilita arma por otro lado con el doctor Fernando Musella (ex vice de la empresa estatal minera CAMEYN). Se habla también de la candidatura del médico Roberto Gómez, el empresario Hugo Diamante, Miguel Ángel Vásquez Sastre (Plan Belgrano), entre otros que daremos a conocer más adelante.

Sin ir más lejos el encuentro radical en Andalgalá el fin de semana pasado encubre una candidatura que busca el consenso de todos. Flavio Fama, el rector de la Universidad, es el candidato de la línea Celeste que conduce el senador nacional Oscar Castillo y del sector del Movimiento Renovador que lidera el diputado nacional y ex gobernador Eduardo Brizuela del Moral, ambos, al parecer, creen poder repetir la historia (un intendente o gobernador que sale de los claustros de la Casa de Altos Estudios). En el “ocaso de los ídolos” (¡salud Nietzsche!), los referentes radicales históricos de Catamarca no alcanzaron a comprender que a Corpacci, para ganar de nuevo, le alcanzaría con robar menos.

En efecto, es muy difícil que Fama sea gobernador. Sería un error ir por la gobernación, un suicidio. Sin apoyo nacional no le alcanza a ningún candidato, incluido el propio Fama. Su gestión al frente de la UNCa no lo ayuda. No sé si le alcanza para competir por la intendencia de SFVC. Fama no supo capitalizar para sí, ni siquiera la apertura de la carrera de Arquitectura. Además, ¿quién le pondrá la plata para la campaña? ¡Hay que competir con el aparto provincial cuando se juega el poder real! Con la minería, Corpacci tiene una caja importante.

No quiero olvidarme de mencionar al intendente Gustavo Roque Jalile, el dirigente chacarero era el líder natural de la UCR, el “Gallo” se tendría que haber convertido en el nuevo conductor de la oposición, pero, cometió muchos errores políticos y se perdió en peleas estériles.

Animales de la política (según el Duranbarbismo)

Volviendo al punto central, la única manera de desmentir esta versión del acuerdo Macri-Corpacci es que el Poder Central haga lo contrario, tendríamos que ver al Gobierno nacional poniendo todas las fichas para ganar con Cambiemos en Catamarca. Algo que, hasta acá, nunca pasó.

Mientras tanto, la dirigencia catamarqueña del FCyS-Cambiemos se conforma con la selfie con funcionarios nacionales.

Sin duda, de tan PRO, los referentes locales de Cambiemos, van directo al matadero.

¡Es la política (del siglo XXI), estúpido!

Por Juan Carlos Andrada


© EDICIONES EL ESQUIUDENSE Catamarca, Argentina | Contacto: elesquiudense@gmail.com - Cel.: +54 383 4017386