Jueves, 17 de Enero de 2019
11 de Ene | 21:47:00 - POLITICA
Otro encuentro Lavagna-Lifschitz, y se larga la campaña que "compró" el círculo rojo

"Roberto Lavagna puede ser el hombre del consenso que necesitamos para dejar atrás la polarización", repite Miguel Lifschitz, el gobernador de Santa Fe que viajó a Cariló y mantuvo un nuevo encuentro con el exministro Roberto Lavagna, quien para varios analistas en la opción más viable para romper la grieta. Para algunos es el único político argentino que conserva buena imagen, otros anticipan que un "candidato calificado". Lo cierto es que si bien aún no se define su candidatura, no es el primer encuentro que mantiene con el santafesino, con quien insisten, podrían armar un frente victorioso. Al menos, el círculo rojo, que ya no sostiene a Mauricio Macri, "compró" el paquete.

Se conoció por estas horas que el actual gobernador de Santa Fe viajó hasta Cariló para encontrarse especialmente con el exministro de Economía, Roberto Lavagna.

Según Sergio Berenzstein, milagrosamente, el único político argentino que conserva buena imagen, quien junto a Miguel Lifshitz, según Rosendo Fraga sería la fórmula que podría correr a Mauricio Macri del poder.

Desde Punta del Este, donde alterna el veraneo con su especialidad, Fraga habló ayer con 'El Liberal' sobre una "una polarización fuerte entre Macri y Cristina. Pero suman sólo 60% de los votos entre ambos. El 40% restante no ha tomado posición en función de ella, e indica que hay espacio social para una tercera alternativa. El PJ anti-K aparece como el eje potencial de ella. La cuestión es si podrá organizarse y encontrar un candidato competitivo para terciar. El oficialismo por hora prefiere extremar la polarización, antes de que la elección quede planteada entre tres alternativas. Así lo hizo con éxito en 2015 y 2017 e intentará repetirlo en 2019".

A la vez que señaló que "Lavagna, sería un candidato lógico para el tercer espacio que se ha mencionado. Es de origen peronista, pero puede captar voto de Cambiemos disconforme, especialmente del radicalismo que ya lo llevó como candidato a presidente en 2007. El primer gobernador que salió a apoyar públicamente su eventual candidatura, es el de Santa Fe (Lifshitz) que es socialista, no peronista. La de 2019, será una campaña en la cual se debatirá la economía como tema central y para ello Lavagna es un candidato calificado".

Antes había remarcado que "diez meses antes, la aprobación del "brexit" no era lo probable, tampoco que Trump ganara en EE.UU., que Macron pudiese hacerlo o que la Liga y Cinco Estrellas pudieran lograrlo en Italia. Bolsonaro parecía un candidato "imposible". Por esta razón, el plazo hasta la elección presidencial está demasiado lejos en materia de predicción. La economía es difícil y volátil y puede perjudicarlo más a Macri".

El politólogo Sergio Berensztein, por su parte, pasó las últimas horas hablando con los medios, a los cuales dijo entre otras cosas: "el único político, curiosamente, que mantiene un salto bastante significativo positivo, o sea que la diferencia entre la imagen positiva y negativa es muy importante, es el ex ministro de Economía Roberto Lavagna", luego de aclarar que "la mayoría de los políticos tiene una imagen desgastada", y que Lavagna sería una excepción.

Por lo pronto, Lavagna y Lifschitz almorzaron juntos en Cariló y hablaron sobre un proyecto de unidad por afuera de Macri y de Cristina.

El gobernador de Santa Fe es uno de los actores importantes de la política nacional que desde hace un tiempo menciona a Roberto Lavagna cuando le preguntan quién podría encarar con firmeza el camino a la Casa Rosada en 2019. Lo hizo a finales del año pasado, cuando sugirió que el ex ministro de Economía nacional "puede ser el hombre del consenso".

Y por lo visto el jueves en Cariló, la declaración no fue solo un gesto diplomático: ese día ambos almorzaron y proyectaron ideas y eventualidades.

Roberto Lavagna está alojado en una bonita casa en Cariló y pasa los días entre el ocio familiar y las reuniones políticas. Por ahora, el economista de 76 años no descarta ni afirma que vaya a ser candidato, pero sus movimientos empiezan a dar ciertos indicios de que algo de la situación le atrae.

La reunión con Lifschitz, que llegó a Cariló el miércoles por la noche junto a su esposa especialmente para el encuentro y se volvió al otro día a Santa Fe, es todo un mensaje.

Si bien ambos dirigentes evitaron hacer comentarios respecto del contenido de la charla, se sabe que los une la voluntad de vencer a Cambiemos en las próximas elecciones.

Si hay una decisión tomada, aún no la dejaron trascender. Lavagna tendría ganas de sumarse a la carrera por la presidencia y Lifschitz, cree que es el mejor nombre para encabezar "un proyecto de unidad de peronistas, radicales, progresistas e independientes". Y cree que si eso se da, puede ser una sorpresa.

El gobernador santafesino por el Partido Socialista resalta que el exministro es "una figura cercana para el peronismo, el radicalismo y para nosotros".

"El problema no son las personas sino los proyectos, el límite no tienen que ponerlo las personas. Creo que a veces es bueno tener en el equipo a un Messi o a un Maradona para ganar un campeonato. Hay equipos que sin tener una estrella famosa logran buenos resultados. Tal vez en esta oportunidad no hay un dirigente que pueda por si solo sintetizar una idea, pero sí varios dirigentes que nos podemos poner de acuerdo en un proyecto común. Hay alternativas, las primarias son una herramienta", dijo el santafesino a 'Radio con Vos', unas horas después del encuentro.

Hace unos días, Lavagna se reunió con Ricardo Alfonsín, quien consideró que Martín Lousteau podía ganarle a Mauricio Macri en una interna dentro de la alianza Cambiemos. Pero para Lifschitz "el problema no es Lousteau, el problema es Cambiemos". Y consideró que el joven (también ex ministro K) "es muy crítico y coincidimos en cuanto a las líneas más importantes. Pero no coincidimos en la estrategia, que para mí es por afuera de Cambiemos".

El encuentro Lavagna-Lifschitz no es el primero. Hubo una reunión previa en la casa de un empresario en el edificio Kavanagh frente a la Plaza San Martín, según supo Urgente24.

Ocurre que el "establishment (del siglo XXI)" o círculo rojo ya no creen que Macri pueda garantizar mucho más, y pese a que desde el exterior recibe apoyo por su acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, lo cierto es que a un montón de empresarios, que rechazan además por completo el regreso de Cristina, les cierra la nueva fórmula.


© EDICIONES EL ESQUIUDENSE Catamarca, Argentina | Contacto: elesquiudense@gmail.com - Cel.: +54 383 4017386